martes, febrero 12, 2002

Hace días que necesitaba hablar con alguien, para ser precisos desde el Sábado.
-Sábado por la mañana: me habla una persona por teléfono y después de platicar de ciertos temas saca a relucir algunas cosas que yo creía delegadas al pasado. Lo sorprendente es que de una manera muy sutil, me hizo entender que le había arruinado la vida a su mejor amiga (mi ex-novia)-

Después de colgar el auricular, me quedé pensando en aquella acusación discreta, y me dí cuenta que tenía razón... Arruiné una vida, sin darme cuenta de ello.

La depresión y un gran sentimiento de culpa se han apoderado de mi
Desde el fin de semana; no quiero salir, todo me pone de mal humor, me he portado de una manera poco agradable con la mujer que amo, por no decir que he sido un verdadero imbécil..

"La peor forma de castigar a alguien es que su propia conciencia no lo perdone"

-Martes por la tarde
Son las 7 pm y salgo de mi última clase, he abordado el autobús y aún sigo pensando en aquella sentencia del fin de semana...

He llegado a casa y levanto el auricular; marco un numero que tengo en mi mente; del otro lado me contesta una voz aseñorada.. después de escuchar unos segundos, cuelgo el teléfono; la persona a quien busco no se encuentra en casa.

Levanto el teléfono una vez mas y marco otro numero esperando que una voz conocida me conteste.. y así sucede; es la hermana de la mujer que amo; menor en 7 años con respecto a mi, pero ella tiene una forma de pensar y de ser tan madura que podría decir que es de igual o mayor edad que la mía.

Hemos hablado de aficiones, aflicciones, política, delimitaciones geográficas, contradicciones absurdas, caricaturas y otras cuestiones agradables.

Por fin; una conversación que me salva por un momento, o tal vez por más.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal