miércoles, marzo 27, 2002

A aquella hora en que el color del día es vencido por la frialdad de la tierra y acaso por la de Saturno, fue cuando se me apareció en sueños una mujer hermosa, sincera, tierna y de figura definida.
Yo la ví claramente, justo antes de abrir los ojos la reconocí.. era ella; y ahora no puedo dejar de pensar en tan reciente visión

--
Una mujer me exige que le preste más atención.... el nombre que la distingue es: Ana Karenina
[Ana Karenina por León Tolstoi]

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal