jueves, marzo 07, 2002

Hipótesis: Este día podría ser grandioso.
--
Llegué muy temprano a la escuela (9am); más de lo acostumbrado (tomando en consideración que mi primera clase es a las 2pm).
Con un abrazo por la cintura y un beso afectuoso sorprendí a una mujer hermosa; la primera pregunta que recibí fue: ¿Que haces tan temprano por aquí? y la respuesta sincera que no se hizo esperar fue: Vine a verte. Ella me dió un beso y con ternura pronunció una frase que me conmovió: Que bonito mi niño... y así comenzó este día.
--
Nuestra primera plática extensa fue en la sala de lectura de la facultad, mientras ella se preparaba para una tentativa de exámen y yo trataba de encontrarle solución a un 'Espacio Vectorial de R3'. La plática giró en torno a lo sucedido el día de ayer ('El antagonismo') y las consecuencias que ha traido una frase mal interpretada...
--
Ya han pasado varias horas después de la primera plática, y por como van las cosas, parece que el día no podría ser mejor, el exámen fue postergado.
Sentado uno a lado de otro hemos dialogado/aclarado/reafirmado y confesado nuestros pensamientos/sentimientos que son el pilar de una relación joven y entusiasta.
--
Son la 2pm, es hora de mi clase, ella me ha acompañado a mi aula; para no arrinuar mi suerte: la profesora no ha asistido... esto nos regala tiempo libre, que aprovechamos para resolver una práctica pendiente de la 'unidad 12' y para continuar más tarde con el pacto de amor que se firma con besos y caricias.
--
3 de la tarde, ella está en exámen con aquél profesor autoritario, de visión estrecha y pronunciación británica; mientras tanto me pongo a pensar en una fórmula que me ayude a encontrar el valor de un divisor de voltaje Vn; después de 2 horas de hacer cuentas por aquí y garabatos por allá, he llegado a un resultado que parece de risa:
Vn=(Rn/R1+R2+R3+ ··· +Rn) Vf ; In=Vf/R1+R2+ ··· +Rn
--
Son las 8 de la noche, mi niña y yo hemos ido a cenar a un restaurante: la comida es deliciosa, el té/café son bastante buenos, la conversación exquisita y la compañia insuperable; he notado que el dialogo nos une cada vez más.
--
9 de la noche, hora de acompañar a la mujer que amo a su hogar; después de eso, me espera un viaje de por lo menos 40 minutos hasta mi ciudad.
--
Son las 10 y apenas voy en camino, honestamente tengo pocas ganas de ir a casa y abandonar a una mujer que es bonita, inteligente, y que tiene una cualidad singular para hacer que las horas se consuman rapidamente.
--
Conclusión: Este día ha sido grandioso.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal