martes, marzo 26, 2002

Llegué a casa de Silvia y sucedió algo que no esperaba: me dió un abrazo y me dijo que estaba pensando en mí, para ser sinceros yo tambien pensaba mucho en ella, y para ser doblemente sinceros, imaginé que estaría enojada conmigo porque en la tarde habiamos tenido un mal rato y me había portado muy grosero.

Estubimos sentados en el jardín platicando, después de un rato, decidimos entrar a la casa y seguir con la plática... hablamos y hablamos y seguimos hablando por varias horas...

* No me siento derrumbado, mucho menos si tu mano toca la mía con ternura y de tus labios surgen aquellas palabras que me hacen entender que estás junto a mí, de manera sincera y diáfana... como sueles ser. *

--
Existen personas que se encuentran sólo una vez en la vida, esas personas son las imprescindibles.
Ella es una de esas personas.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal