lunes, marzo 04, 2002

Viernes, Sábado, Domingo, Lunes... y mañana Martes.
He aprendido a nombrar los dias de la semana désde hace muchos años atrás... pero hasta el día de hoy he aprendido a sentir su métrica dilatada y abrumadora cuándo la felicidad no tiene fuerzas ni para ponerse de pie.

A manera de epílogo hago un recuento de los últimos días en que él y ella se han ocultado de mi vista como un río subterrano; se que están presentes en algún lugar. No hay manera de tener su imagen en mis retinas...

--
Una vez más en la vida, encontré la tierra prometida que me pertenece, que nos pertenece... no depende unicamente de mí cultivarla.

--
Mañana puede ser un día mejor, siempre y cuando mejor no este definido por la situación moral en curso.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal