sábado, abril 13, 2002

Vida y muerte

Imaginen que estan felizmente casados, su esposa está encinta y muy pronto nacerá aquel fruto del amor entre tu y tu esposa.
Como todo en la vida tiene un plazo que ha de ser cumplido; llega el día en que es preciso hacer una visita al hospital. Las horas pasan lentamente mientras permaneces dentro del nosocómio en espera de una noticia por parte del médico; las personas pasan a tu lado, miras a tu alrededor y aspiras ese aire extraño que solo existe dentro de los hospitales; observas como avanza el reloj segundo a segundo, después miras al médico que se acerca a ti; al llegar a donde estás él te toma del brazo y te lleva a un lugar menos concurrido, ahí te mira de aquella manera tan usual que sólo los médicos expresan cuando algo no anda bien.. él te dice que existen complicaciones con el parto; con verdadera tristeza te dice que únicamente hay dos opciones, de las cuales, hay que elegir una... apesadumbrado le dices:
- Digame la verdad doctor, ¿es algo grave? -
--He de ser sincero, no me gusta dar este tipo de noticias...
- Digame la verdad, lo entenderé .. -
--El estado de su esposa es delicado, estamos haciedo todo lo posible...
- ¿Que ha pasado?
--Lamento ser la persona quién le diga esto, pero solo podemos salvar la vida de una persona; a su bebé o a su esposa.. la desición está en sus manos
- No es posible!!!!
--Lo siento, pero el parto ha tenido complicaciones altamente peligrosas tanto para la salud de su esposa como la del bebé, así que deberá pensar bien las cosas e indicarnos su respuesta lo más rápido posible...
- .....

A esta historia cruel y verídica no le he de escribir un final, porque ni yo mismo puedo aceptarlo...
¿Que vida salvarían ustedes?

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal