jueves, mayo 30, 2002

nadie sabe mucho..

La ciudad se despierta tremula y sigilosa en espera de lo que pueda ocurrir; en su bóveda celeste se verá el recorrido de la estrella más brillante y el satélite más hermoso que conocemos; nadie sabe lo que puede ocurrir hoy; posiblemente sea un día de borrasca o tal vez un día que destile tranquilidad... nadie lo sabe, nadie.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal