domingo, junio 30, 2002

Come with us

En un día de Diciembre renté un apartamento en esta ciudad; el lugar estaba humedo, al parecer había llovido recientemente, pero lucía acogedor, limpio, interesante y sobre todo: único.
No dudo que haya sido mi mejor elección y al mismo tiempo la mayor oportunidad que recibía.
Recuerdo el primer día en que tuve ganas de salir a la calle, me arreglé lo suficiente, me olvidé de las viejas angustias y me prepare para salir... pero afuera estaba lloviendo, pensé que sería pasajero y que escamparía en algunas horas; para mi buena fortuna: así fue. Mientras paseaba por estas calles, en mi mente se repetía una frase: 'Después de la lluvia el Sol brilla mucho más.'

Cierto día de mayo el Sol calentaba como de costumbre: ni más ni menos; hacía un poco de viento pero aún así daban ganas de seguir ahí afuera, disfrutando del ruido, de los árboles que a diario me ven pasar, de caminar por estas calles que una y otra vez he recorrido y que no me cansaré de caminar; recuerdo que aquel día, por un descuido y sin tener total conciencia de lo que hacía, metí los pies en un charco... despues de pensar un rato me dije: 'Anda, no es para tanto, sólo tienes que secar tus zapatos y fijarte por donde caminas para no volver a caer en el mismo agujero.' En aquella ocasión lo pensé a gran conciencia y pasados algunos meses aún sigo pensando que continuar fue la mejor decisión.

He notado que el clima de esta ciudad es un tanto raro, ya que es muy variante, algunos días llueve, en otros hace calor, en ocasiones el viento se olvida de este territorio y todo se mantiene en calma; en otros días hace frío aunque el Sol esté posado en la cúspide de la cúpula celeste; esta ciudad es única, ni siquiera los mejores meteorologos pueden predecir el clima que habrá al día siguiente...

Muchos vecinos me han dicho que no debería de sorprenderme de este clima tan cambiante; dicen que mucho antes de que yo llegara a este lugar, el clima siempre había sido así.

Ultimamente hay demasiada humedad; mis libros se humedecen; el cereal no sabe igual; las ventanas están empañadas y entra muy poca luz a través de ellas; mi ropa está arrugada; en las noches no puedo dormir bien; me duelen los huesos, el cuerpo está sin ganas, la mente se aburre, las manos estan heladas, el corazón se acongoja y lo peor del caso: me desespero muy fácilmente.

No quisiera irme de este lugar, desde el principio me ha gustado y siempre he creido que no es tan malo como podría pensarse, pero ultimamente el clima se hace muy pesado para mi, tal vez deberia soltar todo y largarme a otro lugar menos lluvioso... tal vez esta ciudad se ha empeñado en correrme de sus calles, en hacerme empacar todo y buscar otro apartamento... tal vez si, tal vez no... en esta ciudad nunca se sabe la respuesta correcta en el momento preciso..

Esperaré un poco más; seguramente la temporada de lluvia está por terminar y las cosas puedan ir mejor... por ahora sigo creyendo que 'Después de la lluvia el Sol brilla mucho más.'...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal