sábado, junio 01, 2002

Fuente de tranquilidad

Ando buscando un poco de calma, para poder respirar; para escapar del ruido de esta ciudad y de los pensamientos rebuscados que siempre retumban en mi cabeza...
Marcar tu número y encontrarte del otro lado nos ha permitido empezar una plática sencilla pero interesante; yo te hice reir un poco y tu me has obsequiado tranquilidad y afecto...
Una segunda llamada nunca estará de más; aunque sea muy breve, aunque sólo sea para decirte una cosa: te quiero mucho.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal