domingo, junio 02, 2002

Una experiencia que no olvido

Podría decir que he trabajado desde que tenía 12 años, lo hacía en la temporada de vacaciones, en momentos de dificultad familiar, por el gusto al dinero y por las crecientes ganas de comprarme muchas cosas con mi propio dinero; por eso y por muchas otras razones...

Cuando tenía 18 años, trabajaba en una peletería [pielería]; me iba bastante bien, ganaba lo suficiente como para comprarme ropa, zapatos y salir a pasear sin pedir un peso a mis padres; pero cierto día renuncíe; todavía no se si renuciar fue un capricho o algo que ya estaba escrito en mi sino; así que me convertí en un desempleado más que carecía de dinero [ya lo había gastado] y de estabilidad laboral.

Me sentí un tanto arrepentido y llegué a pensar que no encontraría algun trabajo mejor... después de cierto tiempo, mientras deambualaba de trabajo en trabajo, me decidí a entrar a la universidad para estudiar 'ciencias de la computación' .. y lo logré, gracias al apoyo que mi madre siempre me ha brindado; en la universidad conocí a una persona excepcional [Gerardo Trujillo Quiroz], que me demostró que ser necio y 'sordo' te permite obtener todo lo que te propongas. Así que decidí aprender algunas cosas que en la escuela no enseñaban, entre esas cosas estaba Linux.

Dos años después de haber empezado con Linux, la suerte me sonrió un poco: conseguí un trabajo en la universidad; llegué a ser el administrador del servidor de la biblioteca, hice la página web de dicho lugar y dí un curso de Windows a los hijos de los bibliotecarios... 6 meses después la hisoria se repitó: renuncié a lo que parecía una buena oportunidad de desarrollo.
Renuncié porque deseaba ganar más dinero... hasta la fecha no he conseguido un trabajo mejor, pero de alguna manera se que llegará; es cuestión de tiempo, actitud y como bien lo dice Gerardo: necedad.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal