jueves, julio 04, 2002

Hoy no hay gran historia que contar

Hoy fuí de visita a casa de Silvia; el resultado es triste: He descubierto que nunca puedo contenerme y siempre digo lo que siento, aunque mis palabras le arruinen la mañana a alguien, aunque mis palabras lastimen; mis palabras no pueden contenerse dentro del recipiente craneal, siempre han tenido esa gran necesidad de ser sonoras.
Tras haber hablado de más, me detengo unos instantes y me pregunto: '¿Que acabo de hacer..?' mi corazón dice que lo siente mucho; yo digo que lo siento mucho, pero aún así: el daño ya esta hecho y no es tan fácil corregirlo.
Me siento decepcionado al reconocer que me he convertido en un cínico, que espera el momento indicado para aplicar la ley de Herodes: 'ojo por ojo, diente por diente' pero no soy culpable del todo!! La advertencia siempre existió: 'tengo un vicio: trato a las personas como ellas me traten a mi'...
Mi actitud ha errado con la persona que amo, ha herido más de la cuenta y hoy como casi siempre termino arrepintiendome por tener esta actitud tan estúpida...
Dicen que para llegar a un saneamiento mental primero hay que reconocer lo que se esta haciendo mal.
Ya llegué a ese punto, ahora vendrá la parte más difícil: dejar de hacerlo...

¿Alguien que me ayude?

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal