lunes, julio 15, 2002

Lluvia y conflictos terrenales.

Hoy fue uno de esos días raros en que las cosas que ocurren van más allá de lo rutinario o mejor dicho: más allá de lo ordinario; desde la madrugada de hoy ha llovido; a temprana hora ha llovido; en la tarde ha llovido nuevamente; pero eso no es lo que me sorprende, me sorprende que sea una lluvia tibia y ligera, mientras que el Sol se aprecia bastante bien en lo más alto del cielo.

Quizá sea una lluvia que trae el viento, porque de verdad que no puedo entender porque llueve si el Sol ciega mis ojos cada vez que volteo a mirarle.. [la brisa de los ángeles ha llegado de cualquier lugar, pero no de las nubes]
--
Pasando a otras cosas no tan raras pero igual de reales y un tanto desagradables, he de referirme al asunto de San Salvador Atenco:

Debo hacer algunas consideraciones elementales en relación con el conflicto de San Salvador Atenco, causado por la resistencia de campesinos ejidatarios que se oponen a la construcción en sus tierras del nuevo aeropuerto de la ciudad de México.

Lo primero que se debe decir es que ese aeropuerto se necesita con urgencia; para afirmar tal cosa, sólo basta con acercarse a cualquier usuario del aeropuerto actual para que nos comente acerca de los inconvenientes y molestias que derivan de la insuficiencia de las instalaciones del mismo.

Otra cosa que no puedo pasar por alto es que, cualquier sitio que se hubiese escogido para el nuevo aeropuerto, habría motivado protestas iguales a las iniciadas en San Salvador Atenco. Entre dicho y dicho, lo cierto es que el nuevo aeropuerto debe hacerse, y debe hacerse en el lugar que se determinó.

La expropiación de los terrenos pertenecientes a los campesinos ejidatarios y la indemnización correspondiente a dichas tierras debe ser justa y apegada a la ley, sin algún interes turbio que complique lo que la razón y el apego a la ley pueden resolver..

Lo vergonzoso del asunto es que los ejidatarios, en rebeldía, han incurrido a la violencia en extremo; secuestrando personas y usándolas como rehenes y amenazándolas de muerte, estos son hechos no deben quedar fuera de la ley.

Nada justifica el uso de violencia.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal