lunes, agosto 26, 2002

Laura

Por donde quiera que miro, hay mujeres, altas, bajitas, gorditas, llenitas, serias, coquetas, sexis groseras, frías, lindas, bonitas, enojonas, etc..
Al fin y al cabo, hombres o mujeres, todos tenemos un carácter y una personalidad muy distinta a la del personaje que viaja a lado nuestro en el autobús o que camina por la misma acera que nosotros...

Ningún hombre podrá negar que el genero masculino pierde la cabeza por un par de ojos bonitos, una sonrisa sincera o unas caderas bien formadas...
Ayer que íbamos con rumbo a la zona gastronomica de Analco, un Mustang blanco, recién salido de agencia [aun no tenía placas] nos rebaso a gran velocidad, Jesús iba manejando, América la hacia de copiloto; en el asiento trasero, yo iba como rey, con Silvia del lado izquierdo y Laura del lado derecho, ¿Que más podría pedir? chulada de mujeres a mi lado...

Bueno bueno, la parte central de este post, y causante de un día lleno de risas [me acuerdo y otra vez me gana la risa] es nada más y nada menos que Laura.

Estando a menos de 20 metros de distancia de un semáforo que mostraba su señal amarillenta e intermitente, obligo a Jesús a detener poco a poco el automóvil; fue entonces cuando el Mustang blanco [el de hace rato] nos alcanzo y se nos emparejo, Laura hizo una seña con la mano para saludar al joven conductor, como la que se hace cuando se reconoce a un amigo que camina por la calle, el muchacho le sonrió como diciendo adiós preciosa, se que me amas y le regreso el saludo con la misma seña.
Nuestro auto se detuvo metros adelante; un ruido como el que produce dos cascarones al chocar se dejó escuchar; nadie presto mayor importancia; fue entonces cuando América dijo: esos brutos ya chocaron.. Todos volteamos a ver y era cierto!! Un tipo se bajo de un auto elegante color azul metálico y comenzó a enojarse con los responsables del golpe.. Adivinen que auto fue el culpable del golpe.. sí! El Mustang blanco...

En realidad el golpe no fue grave, pero nos causo gracia a todos [por el resto de la tarde] que todo pasó por culpa de Laura; todos nos echamos a reír cuando le preguntamos a Laura -- ¿Los conoces? -- y ella respondió -- No --

Así fue como Laura causo un accidente por andar repartiendo saludos a quien no conoce y provocarle distracciones a conductores inocentes y nobles [jajajaja] ... eso demuestra que los hombres perdemos la cabeza y el control de nuestros actos ante la presencia de un par de ojos bonitos y una sonrisa sincera..

El resto de la tarde todos estuvimos riendo por lo que había pasado, y cada que veíamos a un joven al volante le decíamos a Laura: Andale Laura, dile adiós.. [jajajaja].

Que paso con los afectados?? No lo sabemos, nosotros nos fuimos de la escena del crimen sin mayor preocupación, la verdad no era para alarmarse, solo fue un 'beso' de autos, el daño no pasa mas allá de una defensa despintada o posiblemente un poco estrellada.

Mirando el lado positivo del asunto se puede concluir que esta experiencia le servirá al conductor del Mustang; cada que mire un par de ojos bonitos, deberá recordar que estando al volante, no se vale tener distracciones.

Si bien es cierto que Laura no rebasa la mayoría de edad, su estatura, complexión física bastante atractiva y su madurez, le hacen a creer a cualquiera que es mas grande de edad... desde mi punto de vista, lo mas atractivo de Laura es su forma de ser y pensar.
--
Me esperaste dos horas, y no tuve tiempo para darte las gracias por el detalle; mil gracias.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal