domingo, septiembre 01, 2002

Llegando y escribiendo.

A veces me deprimo por las cosas tristes que me pasan a mi, a mis amigos, mi familia y a ustedes; una amiga a quien aprecio tanto, cerró su blog hace varios días, no tengo noticias de ella. Soy perseverante, seguiré esperando noticias de su parte; se que llegaran.

A veces me siento muy alegre, por las cosas buenas que me pasan, por lo que me hace sentir mi nena preciosa, por los detalles pequeños que son más grandes de lo que cualquiera imagina.
Es entonces cuando entro a este sitio y escribo un poco de mi, para compartir mis penas o mis alegrías, para gritar sin que nadie me pida callar, para quejarme sin que alguien me vea con odio, para decir a los cuatro vientos y sin pena alguna, que amo a una mujer hermosa, más hermosa de lo que imaginé al principio... sin duda, ella es lo mejor de mi vida, la quiero por todo lo que es y no por como se ve. Hoy es uno de esos días en que el mundo no podría ser mejor...

Es aquí, en este espacio en blanco en donde vuelco parte de mi, en donde permito que me leas; que me conozcas; que me ilustres con tus comentarios; que me hagas ver mis errores; que imagines o que deduzcas la ciudad en la que vivo; que mires lo que miro; aquí es donde algunas veces encontraras cosas aburridas.. y otras no tanto.
Déjame darte las gracias por tu visita diaria, esporádica o casual. A ti... sí, a ti que estas leyendo esto: Mil gracias.
--
En tardes como la de hoy; podría resumir todo en una frase: La mujer a quien amo, es una mujer maravillosa.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal