martes, octubre 22, 2002

Aquí

Vivo amarrado al cemento y al humo de los camiones; a la acumulación de bienes, en esta gran ciudad chata y asfixiante.
Aquí vivimos, en las calles se cruzan nuestros olores, de sudor y pachulí; de ladrillo nuevo y gas subterraneo, nuestras carnes ociosas y tensas; jamás nuestras miradas.
A ver si algún día mis dedos tocan los tuyos.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal