miércoles, octubre 23, 2002

Siempre llueve

En esta ciudad llueve mucho, las calles se llenan de charcos, es lluvia de ciudad; contagiada de olores, mancha las paredes, perfora la cantera, no se mete en la tierra. Bajo el timbal del cielo los hombres esperan de pie, junto a los muros, como los condenados junto al paredón, en el ambiente se respira el vaho de la ciudad, con olor a gasolina y asfalto; de pie estoy, junto a los muros, como las momias de la tarde esperando a que deje llover, esperando el momento para ir a casa.
--
A la luz de la tarde miré una nube blanca y tersa como el algodón, ganas me dieron de alcanzarle, pero de un salto no se llega al cielo.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal