martes, diciembre 03, 2002

Cuba...

Hoy ví, en la muestra internacional de cine, la película/documental del director Uli Gaulke: Havanna mi amor.

Una cámara de video portátil, cuatro parejas, cuatro historias distintas... y todas giran en torno a un televisor, se relacionan por el amor a la pareja, a la vida; por el modo de vida en Cuba... todos coinciden en algo: no es fácil..

Escuché una frase de aquel hombre que dejó a su esposa por una mujer más joven y dice así: El amor es un sanatorio, todo lo cura.. el amor sana el cuerpo, te aclara la mente, fortalece la relación de la pareja.. y otra del hombre que se dedica a reparar televisores y espera que un viejo amor que vive en Canadá, toque a su puerta: --Me voy de Cuba para buscar un trabajo... soy técnico en electrónica y si allá no encuentro trabajo de lo mío, pues aprenderé lo que sea, trabajaré removiendo nieve... si no soy un vago aquí, mucho menos lo seré allá... no importa que haga frío, porque nada es fácil.--

Casi al final, el televisor en blanco y negro muestra unas imágenes de una telenovela; una mujer le dice a su esposo: --Tu hija regresa de España... llegará con su esposo-- el padre, rencoroso y serio responde --Tu hija es una traidora, traicionó a Cuba.. se fue a otro país con un tipo, que lo único que tiene es dinero....--

Una mujer de edad avanzada dice:: En cuba se trabaja física y mentalmente.. eso es todos los días. [...] En cuba lo único fiel es el ron...

Cuatro historias distintas y al mismo tiempo tan parecidas; todas ellas girando en torno al televisor y a las telenovelas; Cada uno de ellos, representando el papel que el destino les entregó.

Havanna mi amor es simplemente: formidable.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal