jueves, mayo 22, 2003

Planes.



Cuando la mente se da a la tarea de fabricar un plan tan bueno, tan perfecto, detallado y estructurado, lo más seguro es que falle, porque se esta dejando de lado la posibilidad de riesgo, cuando se considera que lo planeado saldrá perfecto, ignorando aquel caso en que todo puede ocurrir excepto lo deseado; el margen de fracaso aumenta.

Si eso sucede, para quien ha ideado aquel 'plan perfecto' al ver alejarse en el aire sus ideas, no le queda otra cosa que probar el amargo sabor del coraje y la frustración, el gusto con que se había emprendido la obra se esfuma en un santiamén, pero nadie más es culpable que el mismo fabricante de ideas y planes perfectos. Por haber creído en todo, menos en la posibilidad de una no ocurrencia.

Por lo tanto, tal y como una amiga me dijo que una amiga le dijo a ella: -- si quieres que el destino se ría de ti... cuéntale tus planes --

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal