domingo, junio 15, 2003

Otro día...



Hoy es uno de esos dias [de estos, no de los otros] en que me doy cuenta de cosas que antes no observaba con demasiada atención, de cosas que ahi estaban pero no miraba bien y que hoy si pude ver, comprender y aprender de ellas:

Observé que: * Cada que entro al baño aunque sea a lavarme las manos, enciendo la luz; ¿para que? no lo se, quizá para ver mejor... ¿ver mejor que? La espuma del jabón? El agua correndo en hilos que se pierden en la profundidad de un tubo sucio y cloacal? [no me vallan a decir que no es sucio el tubo del lavabo?] en fin.. para qué enciendo la luz? o porque? no lo se, quiza unicamente sea un acto inconciente y autómatico.

Me dí cuenta que: * Cada que me dirijo a la vitrina [en donde se guardan las cucharas, tenedores, cubiertos, platos, etc.. ] para sacar una cuchara, abro el cajon de en medio y descubro que ahí estan los cubiertos, luego abro el de la derecha y ahi encuentro a los tenedores que casi casi me gritan [no wei.. a tu i-z-q-u-i-e-r-d-a], por fin, abro el cajón de la izquierda y encuentro las cucharas, extraigo una y listo... curiosamente siempre hago eso, abro el cajon de en medio, luego el de la izquierda y finalmente el de la derecha; ¿porqué? No lo se, tal vez creo que las cucharas se mudaron al otro cajón y los tenedores se dieron a la fuga. Después de tanto tiempo, justamente hoy tuve conciencia de tal acto repetitivo.

Confirmo que: * Cada vez que empiezo una conversación por msn, y la persona del otro lado comienza a 'dibujar' caritas sonrientes o a darme respuestas cortas como "ok", "si, pues si...", "gracias". En ese momento, dejo de enviar texto y respondo con otra carita sonriente, para considerar por muerta la conversación. Siempre le hago así, hasta hace dos minutos, me di cuenta de ello con total acto de conciencia.

Me imagino que: * Cada vez que alguien llama por teléfono y cuelga sin dar respuesta, es una rubia de ojos azules, cabello rizado, cintura delineada y caderas bien formadas que buscaba a un tipo guapo, adinerado y famoso; pero al escuchar una voz que no es la esperada, se da cuenta que se equivoco de número. Si me preguntara "Eres tu aquel tipo guapo, adinerado y famoso a quien he buscado por mucho tiempo para ser su esclava toda la vida? Le contestaría: Si, soy el tipo guapo, adinerado y famoso; pero que crees?? Tengo una novia que es la mujer más hermosa, a quien amo con todo mi ser, con la única persona que las matemáticas no sirven, porque 1 + 1 = uno sólo. Es ella con quien hay todo y nada más hay que buscar, todo esta en ella, por lo tanto, no soy el que tu buscas... suerte; algún dia lo encontrarás más no en este número

Voy aprendiendo que: * Cada vez que se contruye una pared con cientos de ladrillos, si uno esta fracturado, es posible que la pared se venga abajo.. los [dos] constructures tienen tantas ganas de levantar esa pared que recojen los ladrillos reutilizables y comienzan de nuevo... pero la historia se repite, una, dos, tres, cuatro veces.... Cuando eso pasa, avanzar se hace dificil, levantar la pared ahora parece una meta que no sera posible. Pero llega el momento en que ambos constructores de aquella pared se detienen un momento y dicen "A ver, ¿qué estamos haciendo mal? Analizan las circunstancias y deciden que antes de pegar un ladrillo con los demás, deberán cuidar que sea un ladrillo bueno" Siguiendo ese proceso es muy probable que se lleven más tiempo en terminar la contrucción, pero el riesgo de que se venga abajo es menos posible. Y con esa idea en mente, comienzan de nuevo ambos constructores, poco a poco, como dice aquel dicho "lento pero seguro". Ahora avanzan con una buena posibilidad de exito y no pierden el horizonte, pues es lo que siempre han deseado desde el principio del comienzo: Construir la pared, la primera de cuatro y luego el techo, en concreto: Tener exito.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal