viernes, julio 18, 2003

$$$$

Venía de regreso a casa... en la esquina de un boulevard nos esperaba la luz roja de un semáforo viejo y sucio de ollín, pero alegremente forrado con papel propagandista de algún candidato a diputado con una sonrisa sincera y prometedora.

Del lado derecho, mas allá del cristal del microbús Casavan modelo '99 con asientos de piel [de imitación, claro está] se puede observar frente a la iglesia de San Francisco un Beetle de color azul metálico, sin placas; con permiso de circulación provisional pegado al parabrisas con masking tape se nota que es nuevo pues los asientos aún conservan la envoltura de plástico.

Frente a él, llegan dos personas; una de ellas lleva algo en la mano izquierda, parece un recipiente metálico y en la otra mano lleva un clavel rojo que sumerge y agita dentro del recipiente, luego saca el clavel y lo sacude encima del escarabajo azul; parece que lo está rociando con agua mientras simboliza una cruz. La otra persona sigue sus pasos de cerca y ambas rodean al auto en el bendito acto de bendecirlo.

Está por terminar la escena urbana... lo sé porque la segunda persona, satisfecha y orgullosa porque su Beetle azul metálico con asientos forrados de plástico acaba de recibir la bendición y la gloria de Dios; esa persona abre su cartera y extrae un billete de su interior. La primera persona satisfecha y orgullosa por cumplir el trabajito, extiende la mano y acepta el billete sin duda alguna.

Ambas personas se despiden y se van satisfechas... Dios hace felices a las personas!!

Ellos dos hacen que una tercera persona quede satisfecha y orgullosa de haber observado aquella situación tan humana a través del cristal de un microbus Casavan módelo '99 con asientos de piel [de imitación, claro está]

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal