domingo, agosto 17, 2003

Lo reconozco...

De pronto me convierto en un ogro por razones diversas y dispersas, afortunadamente Dios puso a mi lado a una mujer que con su enorme paciencia, ternura, sencillez y un modo muy especial de ser, logra hacerme reir, olvidar los malos ratos y darme cuenta de que con ella a mi lado, las cosas van mejor.

Finalmente es ella quien me provoca tranquilidad, felicidad y de vez en cuando un enojo, claro.. ninguna relación será perfecta, lo importante como dice ella es: Aprender a tolerar y a tener paciencia.

Yushe nos sacó esta foto


[Gracias a yushe por la foto!]

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal